¿Qué pantalla debo elegir?

28 May 2014

La invención de las cámaras réflex no incorporó la pantalla LCD en sus primeros modelos, pero el paso del tiempo y la revolución tecnológica, facilitaron la aparición de estas pequeñas pantallas. Con su aparición, se produjo un cambio en la concepción fotográfica y dejó paso a una era conocida como la de las cámaras digitales, dónde el revelado ha pasado a tener un papel secundario dejando paso al retoque digital. Tamaño, ángulo de visión, resolución, abatimiento o rotación, son algunas de las características del visor de nuestras cámaras.  Su evolución, nos permite hoy en día disfrutar de:

  •        Mayor tamaño y resolución

  •        Sistema Live View

  •        Mayor luminosidad y adaptación automática a la luz ambiente.

  •        Visualización de datos fotográficos.

Actualmente, las gamas profesionales utilizan las pantallas TFT, un tipo especial de transistor de efecto campo que se fabrica depositando finas películas de un semiconductor activo así como una capa de material dieléctrico y contactos metálicos sobre un sustrato de soporte. La razón por la que usan este tipo de material, no va más allá de la calidad que ofrecen. Una pantalla TFT es más nítida y más brillante que una pantalla LCD común. Se actualiza más rápidamente que una pantalla LCD normal y muestra el movimiento de manera más fluida. Su único inconveniente es el consumo energético, pues una pantalla TFT utiliza más electricidad que una LCD. 

 

Información facilitada por Javier Águeda, fotógrafo profesional. Podéis ver su trabajo en www.javieragueda.com

 

 


Volver a Consejos