Las tres "E": Exposición

07 Jul 2014

Los fabricantes de cámaras dedican muchos esfuerzos en hacernos la vida más fácil para conseguir mejores exposiciones. Nuestras cámaras tienen un sistema de medición de la exposición TTL el acrónimo de “through-the-lens” a través del objetivo, que hace posible que sistemas muy complejos analicen las condiciones de la escena, el brillo, el contraste, el color, la distancia e incluso el poder de reflexión de la escena, para luego compararlo con una base de datos que almacena el sistema, en algunos casos con más de 30.000 fotos reales, que permiten a la cámara proponer la mejor exposición.

El exposímetro de la cámara

El sistema de medición está preparado para medir luz reflejada al 18%, lo que sería la zona V del “Sistema de zonas” o en valores RGB :128, 128, 128. Esto significa que cuando medimos sobre algo que es más blanco (el bien, regla nemotécnica) tenemos que compensar en positivo y cuando medimos sobre algo que es más oscuro (el mal) tenemos que compensar en negativo.

La cámara va a tender a llevar todo al gris medio, si fotografiamos algo negro lo lleva al gris medio y si fotografiamos algo blanco lo lleva al gris medio, de ahí la necesidad de compensar la exposición.

Dicho esto, todo parece sencillo:

  • Seleccionamos el modo de medición.

  • Enfocamos en la zona donde queremos medir.

  • Compensamos la exposición según nuestra experiencia. 

Una exposición correcta va a depender de tres factores: del ISO, el diafragma o número f/, y de la velocidad de obturación. Afortunadamente podemos modificar cualquiera de los tres valores en cada toma. La gran suerte que tenemos en digital es precisamente que podemos cambiar el ISO para poder trabajar con el f/ y la velocidad que necesitamos para obtener la profundidad de campo y el efecto de movimiento deseados.

 

Información facilitada por Javier Águeda, fotógrafo profesional. Podéis ver su trabajo en www.javieragueda.com

Volver a Consejos