La expresión del movimiento en la imagen

14 Jul 2014

La velocidad de obturación es capaz de controlar un efecto en la imagen; el movimiento. Si queremos crear sensación de movimiento en nuestra fotografía, debemos conocer como funciona la velocidad de obturación. En este artículo, trataremos tres efectos que podemos conseguir fácilmente: 

Movimiento congelado: El sujeto fotografiado se encuentra en plena acción  cuando disparamos, de manera que da la sensación de que aparece detenido en el aire. Este efecto lo podemos conseguir disparando con velocidades rápidas por encima de 125 (250, 500, 1000, 2000…).
Movimiento captado: Dibujamos la acción que transcurre frente a nuestro objetivo dejando una estela en la imagen final. Para conseguir este efecto, lo que hacemos es seleccionar velocidades por debajo de 60 (30, 15, 8…) teniendo en cuenta que una fotografía hecha por debajo de 1/15 necesitará el apoyo de un trípode o un soporte firme. De esta manera, conseguiremos que lo que esté en movimiento aparezca desdibujado y lo que está en el fondo, de forma estática. 
Movimiento de barrido: Podríamos decir que se trata de un efecto inverso al anterior, pues consiste en hacer que lo que está en movimiento aparezca estático y el fondo en movimiento. Para conseguir este efecto, debemos usar velocidades de obturación medias o bajas en torno a 60 ó 30.  La diferencia con el movimiento captado es que en el barrido de cámara, el fotógrafo sigue al sujeto en movimiento y aprieta el disparador mientras mantiene la cadencia de movimiento. En el barrido de zoom se enfoca la imagen con el zoom a la máxima longitud focal y se tira de la rueda de zoom hacia atrás a la vez que disparamos, consiguiendo un efecto de movimiento radial.
Información facilitada por Javier Águeda, fotógrafo profesional. Podéis ver su trabajo en www.javieragueda.com

Volver a Consejos