El Flash: Introducción

30 Jul 2014

En el artículo de esta semana vamos a introducir uno de los temas más candentes en Internet, libros y publicaciones del sector. Estamos hablando del Flash y su uso cuotidiano que con el paso de los años se ha popularizado gracias a la irrupción de las cámaras réflex en el mercado.

A través de los siguientes artículos, vamos a mostrar qué necesita nuestro flash para que podamos obtener los resultados esperados. Entenderemos cómo se relaciona con la cámara y qué modos de trabajo o de medición son los más adecuados, cómo trabajar con el flash fuera de la cámara, cómo utilizar varios flashes y cuáles son los accesorios que más nos pueden interesar para conseguir una calidad fotográfica mejor.

El uso del flash es un proceso complejo cuyo objetivo es el de conseguir que el espectador de nuestras fotos tenga que buscar si se ha utilizado el flash, dónde estaba y con cuántas unidades hemos trabajado.  Las capacidades creativas que ofrece son únicas y puede cambiar la calidad de nuestros trabajos una vez lo tengamos controlado.

Una cosa que debemos tener clara es que la relación de tamaños entre fuente de luz y lo que iluminamos es lo que provoca que la luz sea más dura o más suave, es decir, si nuestra fuente de luz es mucho más pequeña que lo que iluminamos, el caso del flash dedicado (flash externo montado en nuestra DSLR), la luz es dura. Lo que tenemos que conseguir es aumentar el tamaño de nuestra fuente de luz para, si así lo queremos, conseguir una luz más suave.

Otro elemento que interfiere en la dureza en la dureza de la luz que impacta en nuestro objetivo, es la distancia respecto al sujeto fotografiado. Cuanto más lejos esté situada la fuente de luz del sujeto iluminado, más dura es la luz.

La ley de Lambert – “Ley de la inversa del cuadrado de las distancias”

Si un sujeto se encuentra a 1 metro de nuestro flash y otro sujeto se encuentra a 2 metros, el más alejado,  si exponemos para el más cercano, recibe 4 veces menos luz, es decir estaría subexpuesto a dos EV o dos diafragmas. De esta ley podemos extraer la conclusión de que el flash sólo ilumina correctamente un solo planos.

Si nos alejamos a 4 metros del primer sujeto, la distancia con el segundo sujeto es ahora de 5 metros a diferencia de exposición entre los dos sujetos se ha reducido de 2 diafragmas a 2/3 de f/, ya tenemos una diferencia de luz asumible. Demodo que uno de los parámetros que más nos va a ayudar en la iluminación con el flash es el factor distancia, cuanto más lejos, menos diferencia de luz entre varios planos, quedaos con esto de momento. Ya hemos aprendido que si nos alejamos del sujeto mejoramos la iluminación, pero surge otro problema, los ojos rojos.

Información facilitada por Javier Águeda, fotógrafo profesional. Podéis ver su trabajo en www.javieragueda.com

 


Volver a Consejos