El flash - Flash electrónico

08 Aug 2014

La tecnología fotográfica ha cambiado con el paso del tiempo, si antes los flashes utilizaban magnesio, a día de hoy se han implantado sistemas electrónicos que nos permiten tener un mayor control tanto en la velocidad del flash como en la dureza de su luz. Tras avances significativos, llegó el flash de modo automático que recientemente ha sido sustituido por el TTL (Through The Lens). 

Para entender su funcionamiento, debemos conocer cada una de sus partes, pues de esta manera podremos saber qué función realiza cada pieza. Las partes fundamentales de un flash dedicado son:

      El tubo de descarga de Zenón: Es el encargado de generar la luz.

      Cabezal Zoom: Modifica su posición para igualar en lo posible a la focal de nuestro objetivo.

      Condensador: Acumula la energía que toma de las pilas o baterías externas.

      Sensor automático con tiristor: Corta el destello cuando trabajamos en modo automático.

      CPU: Controla todo el funcionamiento del flash

Su funcionamiento es relativamente sencillo, cuando apretamos el botón de disparo de la cámara y se abre la primera cortinilla, la energía que ha sido almacenada en el condensador queda liberada y se transforma en luz en el tubo de descarga de xenón. 

El tubo de xenón 

Se trata de un elemento fundamental en el funcionamiento de un flash actual y sus características son:

      Duración muy corta, entre 1/300 y 1/50.000 de segundo.

      Repetibilidad y constancia.

      Temperatura de color sobre 5600K.

      Calentamiento muy pequeño. 

 

Información facilitada por Javier Águeda, fotógrafo profesional. Podéis ver su trabajo en www.javieragueda.com

Volver a Consejos